Historia

Los inicios

Podemos fijar el año de 1847 como fecha fundacional de esta Sociedad, bajo el nombre de “Sociedad Musical Filarmónica del Realejo Bajo”, gracias al esfuerzo de Lorenzo Machado y Ascanio, precursor de este tipo de formaciones musicales, con hondas vinculaciones en la Milicia.

En su propia casa, Lorenzo Machado funda una banda de música con algunos antiguos alumnos y encomienda la dirección de la misma a su tercer hijo, Felipe Machado.

Se afirma que esta banda debutó en las fiestas de Palo Blanco, con motivo de sus fiestas patronales, continuando a partir de esta fecha bajo la batuta de Felipe Machado hasta los años ochenta de ese siglo.

Las labores de dirección pasaron posteriormente a estar bajo la mano de Sebastián González Albelo, sochantre de la Parroquia de la Concepción y profesor de música del Realejo Bajo, desempeñando estas labores desde 1898 hasta 1906.Subir

De 1907 A 1952

En 1907 es Sebastián Díaz González quien sustituye al anterior director, comenzando bajo su dirección una época de continuos éxitos para la formación, omnipresente no sólo en ambos Realejos, sino también en el resto de municipios de la isla de Tenerife.

La primera mitad del siglo XX supone, sin duda, un revulsivo en el desarrollo de esta sociedad musical, llegándose a aprobar el primer reglamento social, donde se establecen las bases principales de la organización.

En esta época asume la dirección el maestro Agrícola Eugenio de la Purísima Concepción García, que lleva a esta formación a lo más alto del panorama musical de aquel momento. Se mantuvo al frente de la Filarmónica hasta 1938, año de su muerte.

Entre 1938 y 1941 la dirección es asumida, de forma interina por Miguel Pérez Felipe, que precederá a Enrique Olivera González. Este último director desempeñó una labor aún recordada, a pesar de que le tocó vivir una época marcada por la posguerra y por la desaparición en 1952 del cuarto de ensayos de la Banda. El voraz incendio destruyó además el archivo y el instrumental de la formación.Subir

La reorganización

En aquellos duros momentos tras el incendio, las figuras de Miguel Pérez Felipe y Antonio Hernández Estévez, mantuvieron viva la institución y dieron pie a que durante una semana santa entrara a dirigir la Sociedad Domingo Delgado González.

No obstante, la reorganización total vendría de la mano del entrañable maestro realejero Manuel Plasencia Pérez, que dirigió la banda desde 1956 hasta el año 1961. La llegada de este maestro, poco después de realizarse la fusión del Realejo Bajo y el Alto, marca un nuevo tiempo para la formación y abre el camino a la modernización.

En los años siguientes la buena marcha de la Sociedad es encomendada a los hermanos José y Andrés Siverio Pérez, que al asumir el cargo consiguen multiplicar el número de educandos de la academia.

En 1966, La Filarmónica ve cumplida una de sus mayores aspiraciones, consiguiendo un nuevo local de ensayos y academia, ubicado en la calle de la Alhóndiga, gracias a las gestiones de su presidente José Febles Fuentes. De este modo la banda terminó con el triste periplo iniciado con el incendio de 1952.

Tras la marcha de los hermanos Siverio, la junta directiva decide nombrar a Florentino Bencomo García como nuevo director de la formación. Su labor comienza en 1963 y finaliza más de treinta años después.Subir

Los últimos años

Después de la larga etapa del maestro Bencomo, la dirección va pasando por las manos de Ángel Fernando Curbelo Jorge, Santiago Suárez González, José Antonio Cubas Delgado, Julio Castañeda Fumero, Francisco José Hernández Padrón y Víctor Manuel Francisco Rodríguez, que la asume entre los años 2005 y 2007.

El día 14 de mayo de 2007, la dirección de la banda vuelve a recaer en José Antonio Cubas Delgado, un músico de gran experiencia que vuelve con ilusiones renovadas a la formación y que afrontó esta tarea hasta el día 6 de octubre de 2008, fecha a partir de la cual, la dirección es asumida definitivamente por el tinerfeño Francisco José Hernández Padrón, un maestro preparado para afrontar los retos actuales de la formación y para acometer los diversos proyectos de futuro que exigen los tiempos actuales.

Uno de los momentos más especiales y recordados con más cariño de los últimos años fue el homenaje que La Filarmónica le dedicó a Florentino Bencomo y en el que participaron antiguos y actuales músicos y al que se sumaron la Agrupación Musical Cruz Santa, la Federación Tinerfeña de Bandas de Música y el Excmo. Ayuntamiento de Los Realejos. Este concierto, celebrado el día 4 de noviembre de 2007, sirvió así mismo, para festejar el 160 aniversario de esta Sociedad y para presentar la obra titulada “160 aniversario” que el compositor realejero Jesús Agomar González Guillama compuso al efecto.

En el mes de junio de 2009 la Sociedad tiene que abandonar el que ha sido su local de ensayos de los últimos 33 años, debido a problemas estructurales. Este hecho la obliga a fijar su sede provisional en la Asociación de Vecinos de la Caldereta, hasta octubre de ese mismo año, y en el edificio municipal de la antigua carpintería hasta la actualidad.

En la historia de esta Banda también hay que destacar el papel desempeñado por otro gran número de personas, que de forma desinteresada han trabajado día a día por mantener los éxitos del pasado y mejorar los del futuro. Nos referimos a los presidentes y los miembros de las juntas directivas, entre los que destacamos a José Febles Fuentes, por su labor desarrollada durante veintiseis años y que le llevó a ser nombrado Presidente Honorario de la Sociedad, José Toste Díaz, Pilar Suárez Febles, José Francisco Amador García y José Gaspar Plasencia Febles, que la preside actualmente desde el día 30 de noviembre de 2006.Subir